Rodiyon MC, un letrista trashumante

Foto: sub.coop

Por Manuel Palacios

Rodiyon MC – o simplemente “el Rodri” como se lo conoce en el under – comenzó cantando en el coro religioso de la escuela cristiana a la que asistía a los 9 años. Durante su adolescencia, a diferencia de muchos otros músicos precoces, no pasó por la típica experiencia de la banda de colegio. Según cuenta, porque no soportaba las dinámicas grupales que caracterizaban a la mayoría de esas experiencias: “Una lucha constante de egos”
Luego de años de experimentaciones con una guitarra sin afinar – asegura poseer docenas de casetes donde guarda registro de ese “noise primitivo” – crea el germen de lo que luego sería la Mota House. En un principio se trató de un proyecto de sound system compartido con su amigo de toda la vida: Mariano “DJ Mutante”. Corría el año 2000 y con este formato de dúo producen su primer demo. La crisis del 2001 y la rebelión popular de diciembre marcarían los destinos de la Mota House. Por un lado, Mariano – hasta ese momento el productor musical – decide emprender viaje hacia España. Por su parte, el Rodri comienza a participar de la asamblea popular de su barrio, Mataderos. En la “Asamblea de las Siete Esquinas” emerge la nueva formación musical de “la Mota”. Allí montan su sala de ensayo y comienzan tocar en todo el circuito de asambleas barriales y espacios recuperados porteños. Toda una “movida” muy activa por esos años posteriores al estallido social y político. Mota House llegaría a ser una banda conformada por diez músicos, que interpretaban una contundente propuesta de reggae y dub. Sobre esta base rítmica el Rodri pregonaba su lírica en estilo de rap y raggamuffin.
“Nosotros hicimos una banda para llevar nuestra idea libertaria a la música. Llegamos a generar cosas muy buenas prácticamente sin plata”. Lamentablemente, las dinámicas grupales y las diferentes motivaciones personales de sus integrantes llevaron a la banda a su virtual desintegración en el año 2007. En el trayecto llegaron a sacar un disco en vivo y a grabar otro en estudio que ahora se puede descargar libremente de la web.
A comienzos del año 2009, Rodiyon MC se lanza a la ruta con su novia en el viaje que se convertiría en la aventura de su vida. La primera estación de este periplo underground fue en La Paz, Bolivia; donde organizó fiestas en bares de reggae. Próxima parada: Perú. En Trujillo conoce a la crew de Pal Barrunto Records, con quienes produce su disco Sin Fronteras. Este disco en una suerte de recopilatorio “on the road” de los temas componen su actual repertorio. Dancehall, rap y reggae new roots con impronta latina, donde no es difícil reconocer la influencia vocal de, por citar un ejemplo, el panameño El Rokie.
Con una edición limitada de este cd bajo el brazo, continúa su viaje hacia Colombia. Previa, y fugaz, estadía en Ecuador. Ya que en Guayaquil “si te veían tocando la guitarra en la calle y te pedían documentos y vos no tenias permiso de trabajo estabas hasta las manos”. Una vez instalado en Medellín, hace los primeros contactos para poder tocar en la róxima edición del Festival Antimilitarista que cada año organiza la Red Juvenil (www.redjuvenil.org). Pero deberá pasar casi un año hasta que se concrete esta participación. Mientras tanto ¿qué mejor idea que pasar siete meses viviendo en Venezuela?
“Llegamos a Caracas en la camioneta de una familia. Nos instalamos en el “Nuevo Circo”, una plaza de toros ocupada. Armamos una huerta con la ayuda de la gente de Misión árbol que nos trajeron 2000 semillas. Era un lugar muy conflictivo. Los taurinos hicieron varios atentados, en uno de ellos murió una nena por una bala perdida”…“En Venezuela hay un proceso increíble. Existe la posibilidad de que se arme algo gigante. Pero la corrupción, tan arraigada en Venezuela en los últimos 60 años esta tirando un poco para atrás el proceso.”
“Luego volví a Colombia, a Medellín, para tocar en el Festival Antimilitarista, que es un evento para 5 mil personas, hecho por una organización de base y horizontal como es la Red Juvenil. Ellos trabajan con los desplazados, poblaciones que pierden sus tierras por el ejército, los paramilitares o la guerrilla.”… “Fue una experiencia increíble para mí.”

¿Cómo ves la Argentina ahora que estás de vuelta?
“Hoy en día el problema más grande de la Argentina es la policía”. “Hoy esta empezando a salir a la luz – para que la clase media se entere – que es la policía la que regentea a los ladrones. El choreo lo manejan ellos, la trata de mujeres… estos tipos son los que dan el OK para que estas cosas sucedan”. Es un problema de fondo, y entonces toda la discusión Gobierno – Oposición la mayoría de las veces es puro teatro.

¿Y a nivel musical? ¿Qué te entusiasma y qué no?
“Acá hay una movida que me gusta, que me parece muy interesante, están las Actitud María Marta, El Parietti, Poemuffin, Lauryn, los chicos de Comuna 4, Artillería Soundsystem, In-Sista y tantos otros” “Hay un montón que hoy están saliendo con letras muy buenas. Dentro de poco vamos a empezar con un ciclo, mi idea es que toda esa gente se conozca, que toquen en el mismo lugar. Que se forme algo a partir de eso. Cómo público, cómo personas… ¿A dónde estamos poniendo nosotros el billete que tanto nos cuesta ganarlo? ¿Qué entrada vamos a pagar? Y cómo músicos no deberíamos ir tocar a lugares donde un puñado de garcas se llenan los bolsillos a costa nuestra. Sé que es difícil, porque también uno necesita el laburo y muchas veces termina transando con esos lugares. ¿Pero por eso hay que hacerles la corte? Yo creo que no. Pienso que tenemos que organizarnos. ¿A dónde va la plata de la Secretaría de Cultura? Pongamos eso en discusión. No te digo que les paguen un sueldo a los artistas, cómo pasa en Venezuela. En algún momento la UMI (Unión de Músicos Independientes) y el MUR (Músicos Unidos por el Rock) habían tratado de hacer algo que, hoy por hoy, yo no lo veo.”

 

Deja un comentario

*