Marlene Wayar: “La posición de Futuro Transgenérico es crear alianzas con todos y todas”

Foto: sub.coop

Por Gustavo Pecoraro

Metro ochenta y algo en talla de junco. Es directora de El Teje -primer periódico travesti latinoamericano-, activista travesti de Futuro Trans, y organizadora del Ají Picante, festival artístico-social que se realiza en Usuahia.

Una musculosa rosa con la cara de Cristina Kirchner y su pelo negro azabache son casi su carta de presentación; y unas manos que no pararán de encender cigarrillos ni de moverse en todo el reportaje. Indudablemente la ideología es parte indisoluble en la construcción de esta militante travesti de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, y trans) de tantos años.

“Para mí, la ideología va más allá de lo que significa en mí la palabra trans. Conceptualmente nos sirve para denominar un nuevo pensamiento, una nueva teoría del ser humano que no tiene que ver con lo preestablecido. Nos hemos nutrido -sobre todo- del marxismo y del feminismo, creo que tienen severos problemas y casualmente el más grave de ellos es que cierran puertas: igual que la revolución francesa fue para los hombres, el marxismo fue siempre para los trabajadores y el feminismo siempre fue para las mujeres. Volviéndose  a crear -aun sin intencionalidad- un otros que quedan afuera excluidos de la lucha, que habrá que atraer después, en todo caso. Entonces las travestis, los gays y las lesbianas siempre quedamos para un futuro, ahora lo que hay que resolver para estas ideologías son otras cosas.Soy claramente travesti, mi aprendizaje del marxismo y del feminismo, me dio un plus que es de conciencia política. No por ser un excluido se tiene una conciencia de clase correspondiente. El ser negro, mujer, originario, travesti hace que sea desde ahí desde donde hay que luchar e interpelar al estado para un mayor crecimiento democrático.”

Íntima amiga y compañera de Nadia Echazú (referente de la militancia trans de los años 90), con la que fundó OTTRA (Organización de Travestis y Transexuales Argentina). Marlene tiene bien claro desde hace años las dificultades para hacer ideología incluso dentro de sus propios pares:

“Soy trans es una respuesta individual ante mi propia necesidad, pero después hay cuestiones que tienen que ver en cómo te vas ordenando en tu vida cotidiana, de tener cierta conciencia de clase intrínseca, que en muchos momentos se te confunde, en muchos momentos reproducimos mucho del sistema. Cada vez que una travesti extranjera no puede pararse en Palermo a trabajar porque es extranjera, o tiene que pagar derecho de piso; o que una jovencita travesti tiene que pagar derecho de piso a la otra porque nació 15 años antes y está parada en esa esquina desde hace más tiempo. Creo que la falta de espacios de aprendizaje, donde nos encontremos con los otros y las otras, es la clave. ¡Les pasa  a los pibes chorros cuando asaltan a una vieja! Yo puedo entender la desesperación de esos pibes, pero lo que no puedo comprender es por qué esa violencia siempre es hacia la más débil, la vieja que sale del banco de cobrar una jubilación miserable. Esta locura de valores le pasa a toda la sociedad.”

Su decidida fortaleza se detiene un momento ante mi pregunta de si podría aconsejar a las nuevas chicas travestis:

“Es verdaderamente difícil eso.Es uno de los laburos más frustrantes hacerle entender a una criatura que no porque es jovencita tiene todas las de ganar. Estas chicas jóvenes sin tetas sin cirugías, ganan porque son ÉL objeto buscado, y con un par de tetitas too much. Cuando le sugerís que estudien, ellas contestan “¿Estudiar para qué? Si no voy a trabajar. Vienen de familias donde su madre lava para afuera por dos mangos, sus hermanas trabajan en casas de familias por 5 mangos, y ellas, en la calle ganan 100 mangos por hora. Entonces es terriblemente difícil decirle que apuesten por la educación. Pero, e intentando no poner un peso moral al tema de la prostitución, que tampoco me lo he aplicado a mi misma, aún en la prostitución las herramientas de la educación te van a dar la posibilidad de explotar mejor la prostitución, de tener mejores clientes, de tener mejor dialogo, de ganar más dinero en relación a otros trabajos, y luego saber invertir lo ganado de otra manera y poder construir otro futuro mejor. Es importante, de todos modos, hacerles ver que la prostitución es una carrera muy corta, en la que vos no decidís abandonarla. La prostitución te abandona, o pasas a ser obsoleta y vieja y salir a laburar por 5 mangos.

Ya hemos pasado un período histórico donde esto se empezó a ver. Donde las niñas ven que sí, que si tenés suerte viajás a Europa, vuelven O km, con departamentos, ropas, nuevas tetas…y también han visto que hay quienes  vuelvan con Sida, a quienes no pueden viajar, ni realizar sus deseos.

Esas niñas que sueñan también han tenido la experiencia de ver caer aquellas a las que mejor les ha ido; la que más alta estuvo terminó de todas maneras enferma de Sida y maltratada en el Hospital Muñiz, o están mendigando una salida para comprar un gramo más de merca, o una cajita tetra más de vino. Esto es lo que hay que hacerles entender a las jovencitas travestis.”

Hace poco tiempo se han presentado dos proyectos sobre la Ley de Identidad de Género (que buscan asegurar el reconocimiento de la dignidad la singularidad y del proyecto de vida de las personas trans) al Congreso de la Nación. Uno por parte de la CHA (Comunidad Homosexual Argentina), y el otro por parte de la FALGBT (Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans). Estos proyectos han abierto un debate muy fuerte en el seno del activismo. Las diferencias entre las distintas organizaciones mantienen pendiente aún de llevarlo con fuerza al resto de la sociedad como sí se hizo con la Ley de Matrimonio Igualitario. Ella nos da su opinión:

“Desconfío mucho en esta cosa de que lo que viene ahora, es la Ley de Identidad de Género. Nuevamente es una suerte de imposición de las agendas de las organizaciones gays y lésbicas, que en su momento trabajaron por el HIV porque eran las proyectos financiables por el Banco Mundial y como no había adherencias de gays y lesbianas, esas mismas organizaciones trabajaban por las travestis en situación de prostitución y así lograban fortalecer esas organizaciones. Después del matrimonio igualitario vuelve a cobrar importancia el tema de la identidad; por supuesto sería bastante halagador tener un documento que te represente pero me parece que no hay un diálogo concreto entre nuestra Comunidad “T” y entre quienes nos representan en estos momentos que ponga en claro realmente lo que queremos. Tengo la sensación de que a nosotras que no tenemos closet, se nos está imponiendo un nuevo closet. Cuando te hacés travesti, salís brutalmente del closet, no hay otra. Ahora hay un discurso que viene del discurso transexual, es decir, dejar de ser quién sos y pasar a ser un hombre o una mujer común, normal, invisible, ideal, que a mí me parece tramposo, y me parece que viene desde la auto discriminación. Ahí hay algo muy severo de la vergüenza del propio ser y trae consecuencias concretas sobre todos y todas las que vengan. Si se impone este discurso transexual, de cambio total, va a triunfar que las travestis sigamos siendo sujetas y sujetos no pensados en esta sociedad; que la escuela no se cuestione que hay otras y otros sujetos viables. Mañana los padres si pueden elegir entre que sea gay, que sea lesbiana o que sea travesti o que sea un bichito raro en cualquier de los sentidos posibles, lo van a conducir –apoyados por toda la ciencia médica y la ley- a los lugares seguros de varón y mujer. Aún en los proyectos presentados en el Congreso, este paradigma sigue operando y no se cuestiona…”

“…Claro que va a ser muy tranquilizador tener un documento que diga Marlene Wayar, pero no me va asegurar nada. No me va a asegurar que yo viaje a Salta y la policía me trate como trata a las travas, me pegue una patada y me meta en un calabozo. Yo no voy a cambiar mi forma de moverme en la sociedad, ni ninguna de las chicas lo va a hacer por un documento que supuestamente nos legitime, porque van a seguir –en tanto no se trabajen estas cuestiones que advierto- trabajando en prostitución, sin posibilidad de que las acepten en las escuelas, etc. Sigue operando ahí la cuestión de la patología que tiene que ser curada. No va a haber políticas concretas para travestis transexuales o trans porque vamos a dejar de existir.”

La gran pregunta acá es entonces cómo se van a generar las alianzas para lograr el dialogo necesario y que las Transexuales, las travestis y las transgeneros puedan articular con los gays y las lesbianas esta lucha y con el resto de la sociedad…

“Va a ser todo paulatino, la posición de Futuro Transgenérico es esto: crear alianzas con todas y todos, pero el extremo es que hombres y mujeres heterosexuales se consideren políticamente trans.Por ejemplo, mi hermano que es super amoroso con su compañera que es médica, en un período redujo mucho su tiempo de trabajo para cuidar sus hijas, y así permitirle a mi cuñada que tuviera tiempo suficiente para poder realizar una especialización. Y él se encargó de la casa y de las hijas, para que ella pudiera tener tiempo para su carrera.Muchos hombres que estoy viendo alrededor mío que cambian pañales, saben hacer la papilla y son otros hombres, otra amorosidad diferente. Bueno, todas estas cosas nos hacen ver como viramos socialmente hacia  otra cosa que estaba puesto en lo femenino. Para mi estas personas, sean gays, lesbianas, travestis, transexuales o heteros, son Trans, dejando de ser lo que se dice que tiene que ser un hombre y una mujer, y esto sucede más allá de la cama, de las relaciones personales genéricas…”

“…Esta es la propuesta trans. Creo que con respecto al camino en conjunto con gays y lesbianas, nosotras tuvimos un tiempo iniciático de mucha fraternidad que después se fue quebrando porque se fue complejizando el contexto con demasiadas luchas de poder impuestas desde los sistemas de repartición de dinero para los diferentes proyectos, y creo que esa fragmentación ahora está sufriendo un proceso de flujo y reflujo y que nuevamente nos vamos encontrando. En general creo que las diferentes organizaciones vamos a retomar un camino común. Creo que las y los jóvenes nos están exigiendo que volvamos a establecer un posible diálogo, y por supuesto si la dirigencia o los representantes más destacados no somos capaces de hacer esa lectura, bajar los egos y volver a una situación reparadora del diálogo, vamos a quedar excluidas del movimiento.

El hecho cultural sustenta esta nueva movida. Me parece que tienen que ver mucho con otra manera de hacer política, tanto El Teje, como el festival Ají, como el fenómeno Susy Shock son otra manera de posibilitar los espacios de aprendizaje, una vía regia para la educación que tiene que ver con situaciones de aprendizaje donde todas y todos aprendamos. Me parece que el arte es la clave.

En el último Ají en Usuahia Lisa Kerner mostró sus dibujos y yo pensé que no iba a ser el espacio, sin embargo dispararon cosas maravillosas, la gente entendió muy bien cuál era más o menos el mensaje, y a partir de eso pudimos ponerlo en palabras y a dialogar y creo que resulto increíble. Susy tiene una capacidad de llegar y provocar un encuentro aún en lugares como son los boliches que son espacios de menos atención, muy del orden de la comida chatarra si se quiere, y aun en esos lugares ella logra otro silencio, otra comunión de toda esta gente que está en su lugar, desde un discurso propio, regional, latinoamericano. Hay otros fenómenos culturales que yo destacaría como Julia Amore, por ejemplo. Una artista impresionante capaz de trabajar el humor sutilmente, que escapa al divismo y a lo revisteril, de la cosa obvia. La diferencia de estas artistas es que corren los límites y se van del lugar habitual del show de travestis o transformistas, y pueden provocar que Susy entrar en diálogo con una mujer norteña en el festival Ají, una mujer que lleva viviendo muchísimos años en Usuhaia y conmoverla con una coplita y que esa mujer deje de ver una travesti sexuada, y comience a ver una travesti humana con la que puede encontrarse, dialogar y compartir un te y unas masas.”

“La posibilidad de las nuevas tecnologías, como las radios pequeñas o comunitarias que se hacen con esfuerzo militante, me pone en una situación esperanzadora.”

“Estos espacios son importantes para seguir denunciando toda la política Macrista de exclusión de lo diferente; las grietas más fachas que se le filtran a Scioli en la Provincia cuando habla de bajar la edad de imputabilidad, lo mismo sucede en Córdoba; la terrible masacre a los Qom que son expulsados de sus tierras para seguir sembrando soja; en todo esto seguramente los menos o las menos privilegiadas somos las trans, los gays y las lesbianas, y esos son lo problemas donde también tenemos que meternos.”

One Comment

  1. Marlene Wayar

    Gracias, muy buen recorte, Osado. Genial la foto y un mensaje bastante perenne porque está bastante actual a pesar del tiempo transcurrido, antes de la Ley de Identidad de Género.
    abrazos

Deja un comentario

*