“Áreas de servicio” en parques o el comienzo de la privatización de los espacios verdes porteños

El 8 de mayo la legislatura porteña aprobó la Ley de Areas de Servicio en parques y plazas de la Ciudad de Buenos Aires. “Areas de servicio” es el eufemismo para verdaderas zonas privatizadas para gastronomía y emprendimientos comerciales. El proyecto del PRO fue apoyado por los bloques de FAUNEN y Confianza Pública, a contramano del reclamo de los vecinos y usuarios de los espacios verdes públicos nucleados en la Red Interparques y Plazas, quienes impulsaron la campaña “Parques sin bares”.

_DSC0422

10013989_315430568603981_6445196503318288064_o

por Red Interparques y Plazas
fotos Nicolás Zapata y Johan Ramos

En las ciudades, los espacios públicos son lugares comunes para todas las personas que la habitan. Son espacios de encuentro, intercambio y de igualdad, donde todos pueden hacer uso sin distinción de clases.
Dentro de estos, están los espacios verdes, que son de esparcimiento, de juego, un encuentro con la naturaleza  y disfrute del aire libre, para una gran parte de los vecinos de una ciudad.

En la Ciudad de Buenos Aires, los pocos metros cuadrados que tenemos los usuarios de espacio verde, valen oro.  Ya que estamos muy por debajo (apenas 1.5 mts2)  de los metros recomendados para una vida saludable ( 10 mts2 por persona) en las grandes urbes.
Esto se debe al incumplimiento de parte del Gobierno de la Ciudad de incrementar los espacios verdes para esparcimiento, según la propia constitución de CABA. Y en parte, al modelo de ciudad que proyecta el neo-liberalismo cada vez más expulsivo, que se ve reflejado claramente en el gobierno de Mauricio Macri, y su política de saqueo del espacio público. Que para él y un grupo de empresas amigas, cotiza en bolsa.

“En todo estas vos”, “Ciudad verde”, “ Haciendo buenos aires” son engañosas frases de marketing político, que lejos están de lo que realmente sucede.
Lo que en realidad sí sucede es la sobrefacturación en todas las obras públicas realizadas, con cifras escandalosas, como las paradas del metro bus de la 9 de julio, que tuvo un costo de $ 8.000.000 cada una. O por caso, dejar en manos de una empresa privada por la módica suma de $ 15.000.000 el futuro educativo de miles de pibes que quedaron sin vacante en la escuela pública, generando un abismal éxodo al sistema privado. Los únicos beneficiados son sus grupos empresariales amigos como Riva S.A., IRSA, Salvatori S.A., Caputo, entre otras.

Y ni hablar del endeudamiento,  que en esta gestión aumentó un 600% y nos queda como herencia a todos los porteños (que vemos subir nuestro ABL 40%, cifra altamente mayor a la de los aumentos salariales).

El avasallamiento de estas políticas, es llevado a cabo a pesar de protestas y resistencias sociales, y en muchos casos, hasta con violentas represiones de mano de la Policía Metrolpolitana. Palo y palo contra los propios vecinos, como en el caso del parque Centenario, o contra los artistas, alumnos y profesores de la Sala Alberdi, en donde se tiraron balas de plomo, que fueron a dar a dos fotógrafos de medios alternativos. O contra doctores, enfermeros e internos del hospital Borda, el día que tiraron abajo el taller protegido 19 e intentaron iniciar las obras para el Centro Cívico del Distrito Gubernamental,  dentro de los terrenos del hospital.

Desde distintos espacios verdes de la ciudad, vecinos y usuarios , algunos organizados en asambleas, otros en huerta, asociaciones y organizaciones políticas y sociales, nos juntamos para articular entre los distintos espacios,  que a su vez tienen diferentes problemáticas. A partir de esto, vamos por un plan de lucha integral, contra el saqueo de uno de nuestros bienes : los espacios verdes.

10257546_315424615271243_564524061452039743_o

10258672_315430488603989_154256793507238995_o

10265657_315429595270745_1911807508287189268_o

10272572_315426941937677_1257190697875549012_o

La Red Interparques y Plazas se conformó a fines de diciembre del 2013, en una presentación no formal frente a las oficinas de Espacio Público, leyendo nuestra primer proclama al flamante Ministro de Ambiente y Espacio Público Edgardo Cenzón (quien vino a reemplazar al ahora senador Diego Santilli). Entre los puntos mas destacados exigimos :
– Que no se instalen más estacionamientos en ningún espacio verde, ya que trae más cemento, menos verde, menos césped, menos terreno permeable, más inundaciones y es peligroso para nuestras hijas e hijos.
– Que no se enreje ningún parque ni plaza más. El argumento para enrejar es la inseguridad, miedo inculcado en parte por el fogoneo de la agenda de los de arriba. Aunque es cierto que se generan a veces situaciones de violencia, las rejas no son la solución. Es claro que para paliar la desigualdad deberían invertir en educación, que los chicos puedan ir a clases, con los maestros bien pagos,  en un ámbito apropiado, con las escuelas en condiciones, para que puedan aprender  y educarse como corresponde.

Pedimos también por  la desinstalación de rejas en espacios ya enrejados, y mientras tanto que los portones permanezcan abiertos  las 24 horas, ya que según la misma Constitución, los espacios verdes públicos deben ser de acceso seguro e irrestricto.
No debemos olvidar lo que paso este verano, con el calor y los cortes de luz los vecinos de plazas y parques enrejados, nos vimos imposibilitados de usar desde la tarde noche, estos espacios porque se encontraban cerrados.
– Que se respeten las iniciativas de vecinos que quieran llevar adelante huertas comunitarias organicas, auto- gestionadas, caso parque Ameghino que tuvo que soportar 5 veces la destrucción total de la huerta por parte del ministerio de Espacio publico, escoltados por la Metropolitana.
Y  también en la proclama de la Red Interparques y Plazas, nos oponíamos al proyecto de ley que habilita la instalación de bares en los parques, impulsado desde 2008 por el dipuatdo Jose Luis Acevedo (PRO), haciéndose su sueño realidad el jueves 8 de mayo,  gracias a la complicidad que obtuvo de la mano del interbloque FAUNEN, más Confianza Pública.

Dicha ley, presentada bajo el nombre “Áreas de servicio”, viene de la mano de la instalación, además de los bares, de baños, guarderías de bicicletas y rampas de cemento a modo de escenario para artistas callejeros. Así, sólo con estos requisitos y un insignificante canon para que empresas multinacionales, como Mc Donald´s y Sturbucks, son un vuelto.

10285817_315430851937286_3916585537486296963_o

_DSC0410

965130_315427505270954_5670750810899992157_o

10269280_315429248604113_4294277734663287727_o

963996_315428805270824_4581218823470635494_o

980401_315428435270861_993478515922460868_o

Sabemos que estos servicios deberían estar a cargo del propio estado, que maneja una caja de $ 8.000 millones para el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

A partir de la privatización del espacio público, dejamos de ser vecinos, habitantes, amigos gente que se encuentra, para pasar a ser simplemente clientes.

¿Y quieren saber más? esta ley es inconstitucional. El acuerdo es que en CABA los espacios verdes deben ser incrementados y mantenidos, pero jamás  disminuídos. Y además viola la Ley de Comunas N° 1777, al no pasar el proyecto por los consejos consultivos ni las juntas comunales, dejando a los vecinos sin participación en la decisión sobre lo que iba a pasar en sus espacios verdes (que, dicho sea de paso, ¡ ni Macri ni su gabinete usan jamás ¡)

Desde la Red impulsamos la Campaña “Parques sin bares”, recorriendo distintos espacios verdes de la ciudad, con el fin de llegar a otros vecinos, y consultarle a los verdaderos  usuarios de los parques y plazas, qué pensaban de este proyecto de bares. La adhesión a la Campaña fue espontánea e inmediata, confirmando el rotundo rechazo a esta ley que nos saca ese pedacito de pasto que en casa no podemos tener.  Constatamos que nadie quiere menos césped, ni menos arboles y mucho menos bares en estos lugares. “¿Baaares? Si ya hay barcitos alrededor ¡” era el comentario que escuchamos una y otra vez en Parque Centenario, Parque Lezama y Parque Chacabuco.

10271220_315431115270593_1885360824138548222_o

_DSC0513

10012636_315426625271042_1448834147790324191_o

_DSC0572

También llevamos la Campaña a la Legislatura,  donde no tuvimos el mismo grado de apoyo. Ya  desde muy temprano no dejaron pasar a muchos de los que se habían acercado para ver con sus propios ojos la entrega del espacio verde en manos de unos 10 (los legisladores que FAUNEN y Confianza Pública), que prefirieron no ver la adhesión a la Campaña “Parque sin bares”, pero sí los billetes que les redituaba la instalación de los mismos. Además de casi no poder entrar, en la sesión se le negó la Tribuna Popular no sólo a dos compañeros de la Red sino también a Norita Cortiñas y un integrante de la disuelta IEM.

Allí en el recinto, integrantes de la Red Interparques, Queremos Buenos Aires y vecinos que llegaron a presenciar el pacto, manifestamos nuestra bronca con carteles y macri dólares que arrojamos a FAUNEN, con que toda la seguridad que da el habar estado en los parques junto con los vecinos y saber, sin lugar a dudas, que la gente no quiere bares. Se ve que molestamos mucho, porque tuvimos al instante a barras de Boca junto con la seguridad de Legislatura rompiéndonos los carteles, profiriendo insultos (incluso a señoras ¡) y queriéndonos sacar del lugar a toda costa. Ane el pacto de los de arriba, alcanzamos el máximo punto al que habíamos aspirado: les tembló la mano, esta votación les pesó. Porque saben que el pueblo no está dormido, y porque saben de las entregas que se vienen. Se preguntan quienes tienen lustrosos trajes y no usan el transporte público ni van a los parques… se preguntan: “Si este lío hubo por los barcitos, ¿cómo voto el desalojo en Comuna 8 en favor del negocio inmobiliario?”.

La Red se compromete a seguir la resistencia hasta las últimas consecuencias, en todos los ámbitos que sean necesarios. Vamos a seguir peleando desde cada asamblea, uniéndonos con otros actores sociales en cada barrio, uniendo la lucha por los espacios verdes con la lucha por esa ciudad con el verde, el esparcimiento, el encuentro al que tenemos derecho. Al fn y al cabo, pasamos un tercio de nuestros días trabajando para enriquecer a otros. Como si esto no fuera poco, pretenden controlar nuestro tiempo de disfrute y despeje. Vendernos todo, del “sabor del encuentro” en adelante, la ciudad mercantilizada no deja nada librado al azar y la industria chillona del entretenimiento avanza por sobre espacios en donde pensamos, nos organizamos, jugamos y vivimos.

741248_315431708603867_3571024642501078660_o

 

Deja un comentario

*