Insólito: en el Ministerio de Educación la obligaban a ser “ñoqui”

por Mirta Lepetit

Durante los primeros 60 días después de la asunción de Macri, los empleados del Ministerio de Educación no hicieron nada de nada porque estaba prácticamente acéfalo (no Macri, aunque aparentemente también, sino el Ministerio).

Desde que asumió Mauricio Macri, su lugar de trabajo se transformó en un desierto, pero no de personas sino de actividades. Adriana (58) es licenciada en Educación y trabaja desde hace seis años en ese Ministerio, habiendo sido estos dos últimos meses los únicos en su historia laboral en los cuales registra haber tenido tiempo de sobra para darse ciertos gustitos como mirar el Facebook, hablar por teléfono, jugarse un solitario en la compu, quedarse leyendo una revista en el baño o salir a tomar un café y volver a cualquier hora (por lo general esto sucedía antes de leer la revista), porque desde el 11 de diciembre hasta la semana pasada, en las oficinas del organismo no hubo nada que hacer. Fue el último día de ñoquis, 29 de enero, cuando Adriana dejó de ser «ñoqui a la fuerza» (Adriana dixit), ya que recién entonces una autoridad del nuevo Gobierno Nacional (que no era el Ministro Esteban Bullrich) se apersonó para encomendarle las primeras tareas. «¡Qué cosa! –dice la ex pedazo de masa con papa– Tanta gente que despiden, miles y miles, con la excusa de que no trabajan y yo obligada a cobrar un sueldo por mirarme el ombligo. Al final, más que un gobierno parece una fábrica de pastas».

esta nota fue publicada el 2 de febrero de 2016 en Esferacomun.com.ar

Deja un comentario

*