Fermin Muguruza en concierto: Donde todos los colores bailan contra la falsedad

fermin5

Foto: Vale Alvarez

 

Por Manuel Palacios @_manupa

“Todos los colores contra el fascismo/color vivo contra la xenofobia/todos los colores contra la falsedad/color vivo” Negu Gorriak, Kolore Bizia

UNO

Viernes 17 de mayo

Tengo que escribir sobre el concierto que brindó anoche Fermín Muguruza en el teatro Vorterix de Buenos Aires pero resulta imposible no dispersarse con la noticia del día: A las 6:30 de esta mañana murió Jorge Rafael Videla. Muguruza pronunció durante un concierto, hace unos cuantos años, una frase que quedó inmortalizada en la memoria de quienes escuchamos ese audio. Decía lo siguiente: “No olviden que el torturador es un funcionario, que el dictador es un funcionario. Burócratas armados que pierden su empleo si no cumplen con eficiencia su tarea. Eso y nada más que eso. No son monstruos extraordinarios ¡No vamos a regalarles esa grandeza!”

Hoy escribió en su página de Facebook, haciendo mención al día de ayer: “A la mañana habíamos visitado la ESMA con los compas de HIJOS, y a la noche descargamos en el Teatro Vorterix. Demasiada presión para el asesino.” en referencia al deceso del genocida.

¿Será eso posible? Quiero decir… ¿Puede una celebración musical tener el poder de generar – en términos de Hakim Bey- un “ataque psíquico” capaz de haber deteriorado la salud de Videla al punto de acabar con su vida? Intentar responder semejante pregunta sería entrar en el terreno del misticismo. Y no es eso lo que nos ocupa ahora. Aunque anoche no hayan faltado mística, fiesta y antifascismo.

DOS

Jueves 16 de mayo

Apenas habían pasado un par de minutos desde las 21, hora pautada para el inicio del show. Con los músicos de la banda ya sobre el escenario, le tocó a Xavi Solano disparar las primeras notas musicales del noche. De su acordeón comenzó a escucharse la melodía de la Internacional, mientras en la pantalla de video ubicada el fondo del escenario se proyectaba una imagen de la bandera vasca. Nueve años hubo que esperar para volver a ver a FM con su banda sobre un escenario porteño, pero la noche del reencuentro finalmente había llegado. Y hablo de noche del reencuentro porque sus conciertos son, al menos para el público porteño, algo que va mucho más allá de lo estrictamente musical. Son una celebración de camaradería, internacionalismo y amistad. A fin de cuentas, una celebración de la vida. Más o menos esto estaba pensando cuando Fermin se dejó ver sobre el escenario y la banda comenzó a tocar. Prácticamente sin mediar palabras, interpretaron los primeros temas en una seguidilla arrolladora. El concepto blitzkrieg de los Ramones, pero aplicado acá al reggae y al ska. Recién después de la cuarta o quinta canción el cantante se tomó un respiro para saludar a su público y anunciar que estaba contento de volver a “la Argentina de las Madres de Plaza de Mayo, de los piqueteros, de las fábricas recuperadas, la Argentina del Che”.

TRES

Suenan los poderosos vientos que marcan el inicio de Urrun, una canción que habla sobre la necesidad de romper con la pasividad y el aislamiento, y el público estalla, marcando el tono de cómo va desarrollarse el resto del concierto. Hay que dejarse llevar, entrar en comunión en esa danza tribal donde todas las sonrisas se encuentran. Donde todos los colores bailan contra la falsedad.

Y continúan los clásicos de su carrera solista, algunos de ellos incluidos en Radar FM 1999-2013, el cd recopilatorio recientemente editado en Argentina por 300 Productora. Newroz, la canción que habla del “Guernika kurdo”, Armagideon y su dub marcial, tocan Bere-Bar y la ausencia de Sorkun en esta formación no se nota tanto, gracias al aporte de los samples disparados por el DJ, pieza clave en este armado musical. Arranca la intro de 54-46 That’s my number – cover de Toots and the Maytals que fue versionado en su disco Brigadistak – y el teatro Vorterix vuelve a estallar. Y así seguirá pasando durante el resto de los poco más de 90 minutos que durará la fiesta. Tocan Kolore Bizia, tema del tercer álbum de Negu Gorriak, y el pogo se apodera por completo de la pista de baile. Todos parecen conocer las letras de las canciones y las cantan, aunque en muchos casos sea por mera fonetica. Los músicos tiene caras de estar pasándoselo pipa.

CUATRO

Con Malena D’Alessio en el escenario, es el momento de subirse a un bondi lleno de solidaridad con el pueblo palestino. Muguruza saluda a Cine Fértil, “vamos hacia Palestina” arenga y Malena improvisa su rap en Yalah Yalah Ramallah. Lo mismo hará ella en La Fille Du Quartier Populaire, ambos temas de su ante último disco de estudio, el celebrado Euskal Herria Jamaika Clash.

Vuelven a incluir temas de Negu Gorriak en la lista, ahora es el turno de Radio Rahim y su enérgico rap montado sobre sólida base rockera, bien a la usanza de la vieja escuela, Gora Herria y su ska-core. “Ni un paso atrás, ni para coger impulso”. Shot the singer aporta el sabor más funky de la noche.

Luego de un breve intervalo, el escenario se llena de músicos. No son los vascos, sino los porteños de Todopoderoso Popular Marcial. Visten riguroso uniforme rojo y negro y son muchos y muchas. Una veintena. Ante el momentáneo desconcierto del público, interpretan su particular versión del clásico de The Clash Guns of Brixton. La extrañeza provocada en los primeros instantes deja lugar al aplauso, ni bien el tema es reconocido. El final es apoteósico, Kontrakantxa y Todopoderoso suman voluntades y tocan Dub Manifest. “Una canción que habla de cómo somos islas en busca de otras islas para llegar a convertirnos en un archipiélago” tal como la describió el propio Fermin en su paso por FM La Tribu el día previo al concierto. Pienso en eso y comprendo cómo encaja todo. El disco recopilatorio de su trayectoria solista se llama Radar FM, por ser él un artista siempre atento a las señales que llegan de todos los rincones del planeta, pero bien podría llamarme también así, Archipiélago FM.

A eso me refería cuando hablaba de esta fiesta como de una “noche de reencuentros”. La oportunidad de dejar ser islas, al menos por un rato, y devenir archipiélago. Encontrarse, con otros y otras, en la Línea del frente.

 

Deja un comentario

*