Thursday 22nd June 2017,

DTL! Comunicación Popular, desde la tierra hasta los aires

Texto y fotos : Anita Pouchard Serra

DTL o la historia de un territorio recorrido. Un camino que empieza por la tierra, con el auto que desde el taller del IMPA lleva y monta en cualquier lugar del país un transmisor o una antena de radio. Un camino que sigue después por los aires, mediante las ondas radiofónicas que permiten a varios conflictos y medios independientes difundir sus voces y hacerlas llegar a otros lados.

aIMG_6259

En la tierra la historia comienza en un paquebote urbano, arrimado a las vías del tren Sarmiento en una zona tranquila. Adentro, los ruidos mecánicos y las luces puntuales guían el visitante a través de una penumbra con un algo fantástico. El ascensor sin edad lleva a su ritmo hasta el cuarto piso, donde después de perderse siguiendo con confianza el cartel “DTL”, encontramos finalmente el taller del colectivo, en las cimas del IMPA, emblemática fabrica recuperada del barrio de Almagro.

No busquen el significado de la sigla DTL, es tiempo perdido. El nombre surge cuando un grupo de jóvenes militaba en una toma de tierras en la villa de Lugano un proyecto de televisión popular. Eran conocidos como “los de la tele”…De la TeLe…DTL! El grupo ya estaba, las manos trabajadoras también. A lo largo de los años, el proyecto y las ambiciones se fueron afinando para oficializarse en 2007. DTL! tiene hoy un saber técnico concreto ligado al armado de equipos de transmisión de radio fm y televisoras,  que en vez de ser mercantil se volvió militante. Un saber que nadie en el grupo tenía, que se fue construyendo, aprendiendo, sumándose a algunos conocimientos previos en electricidad y arreglos, y que se fue también transmitiendo, de los más viejos formando a los más nuevos. Estos saberes empíricos buscan siempre mejorarse, para que los medios alternativos puedan realmente competir con los medios clásicos.  Lograr más calidad y más potencia, aunque no haya más recursos. Eso requiere trabajo e ingenio.

aIMG_3248

DTL! es también un espacio físico, un taller donde suenan martillos y se almacenan aparatos variados. Un espacio donde se mezclan discusiones y debates a una producción efectiva de material técnico, transmisores y antenas de radio, a veces sin mucho tiempo. Diariamente se resuelven problemas técnicos, se inventan formas y maneras a fin de llegar a los objetivos. Cuando hace falta, parte del equipo agarra el auto, para llevar y montar un transmisor y una antena donde se necesite.

Y nos vamos a la costa…

Martes 12 de marzo a la medianoche.

Un par de horas antes, algunos de los futuros viajeros presenciaron el desalojo de la Sala Alberdi, de Teatro San Martín.  Ya estamos por salir de la capital para recorrer la ruta de la playa, rumbo a la costa. Auto listo y lleno, sin embargo no hay mucho para veranear en el baúl. Está cargado de hierros, herramientas y antenas. Pero las cosas no iban a suceder como lo teníamos previsto…

Suena el teléfono.

Un integrante de DTL está herido.

“¿Goma o plomo?”

“Te vamos a buscar.”

El auto se transformó en ambulancia.

“Llevemoslo al Durand.”

 

alightIMG_5221

“Es plomo.”

En la puerta del hospital comenzamos el agite, las llamadas.

“¿Viajamos o no?”

Contestamos a preguntas de la metropolitana y la federal.

Esperamos.

“¿Viajamos o no?”

Llegan más compañeros.

“Viajamos.”

alightIMG_5278

Cuatro horas de ruta más tarde y una hora de siesta por razones evidentes de seguridad vial, llegamos a San Bernardo con Martín, Matías y Maxi, cargados del cansancio y la rabia de la noche anterior. Un compañero de DTL con bala de plomo en la pierna no puede dejarte en paz, aunque hayas recorrido varios kilómetros, pero si puede reforzar el sentimiento de que lo que uno está haciendo, hay que seguir haciéndolo sin parar. Mientras estamos lejos, ¿cuántas radios y medios alternativos se estarán moviendo para que este hecho no se tape con la elección del papa argentino?

Apenas dos minutos para respirar el aire del Atlántico y ya invadimos la sede del programa Nosotros Debemos Resistir (NDR), con un rompecabezas de piezas, pedazos de metal y herramientas. Poco a poco el aire se llena de palabras técnicas poco entendibles por el neófita. Las manos se activan, hay poco tiempo para resolver el montaje de una nueva antena. 6 m, 12, 18… 24, la torre crece, los cuerpos ágiles escalan sin miedo, bajo la mirada atenta del equipo arrimado a la tierra. Ya llegamos a la altura máxima, donde se colocarán hasta el atardecer las nuevas antenas. Maxi, nuevo integrante del grupo subirá por primera vez a una torre, bajo los consejos y recomendaciones de Martín. Cada lugar, cada contexto es un nuevo desafío técnico. Es también un nuevo intercambio y encuentro humano. Con un grupo, un colectivo. Es compartir un momento de vida juntos, del amanecer al atardecer. Almuerzos y cenas. Discusiones y puntos de vistas también.

aIMG_5922

aIMG_5821

El motor de los kilómetros recorridos no solo funciona con nafta sino con el compromiso social y militante del grupo que decide ir a montar radios a cualquier lugar del país, asesorando a colectivos, grupos y medios alternativos. Entre ellos ya podemos nombrar: Subteradio, Asamblea de Tinogasta, etc. Dan la posibilidad a varios grupos que se escuchen sus voces sin que el factor económico sea un impedimento. Acá se cobra el material al costo y la nafta de los kilómetros. El tiempo, las horas son parte del compromiso militante.

 Mientras algunos suben las antenas arriba de las torres, otros siguen activando el taller, preparando futuras antenas y transmisores, recibiendo llamadas y pedidos. Integrante de la Red Nacional de Medios Alternativos, DTL es un grupo un poco a parte, hacedores de comunicadores, muchas veces escondidos atrás de otros. Más allá del montaje de antenas y transmisores, impulsan talleres, crean conexiones entre varios medios de diferentes organizaciones.  A veces capaz falta tiempo para sentarse, pensar una construcción política propia, frente a las numerosas tareas. A veces, es una elección.

Eso es un pedazo de la historia cotidiana de DTL!, una mezcla permanente entre la tierra y el aire, entre emergencias, proyecciones y transmisiones. El taller es una especie de memoria viva, una postal social y humana de los últimos años en el país. Paisajes, herramientas, caras, discursos, equipos e historias de una lucha permanente.

aIMG_5504

Gracias a Sol Osorio por las correcciones.

Compartir artículo

5 Comentarios

  1. hernan 7 Mayo, 2013 at 10:21

    Hola. muy buena cobertura y excelente la nota!!!!! Grande Anita!!!!

  2. Anita 13 Mayo, 2013 at 14:02

    Gracias Hernan!!

  3. Marco Antonio 14 Julio, 2013 at 23:58

    hombres asi hacen grandes los sueños…y posibles.
    que orgullo, uno de ellos es mi hijo !!

Dejá tu opinión

*