Hospital Borda: una crónica subjetiva sobre la represión a la locura

underaIMG_0680

Texto: José Luis Meirás

Fotografías : Anita Pouchard Serra /Los Ojos de Anita

Hay días en que quisiera ser un superman activista, poder ir volando de un reclamo que me involucra a un conflicto que me convoca, poder además dar cuenta de lo que veo, escribir e informar sobre lo que estoy vi-viendo (el guión medio no es error de tipeo). La sensación corporal y mental en un día así es desencajada, los sucesos me sacan como nunca de mi dificultoso centro, más si es un día caluroso y húmedo de falsa primavera en pleno otoño porteño, camisa pegada al cuerpo por el sudor, ardor de laringe por los cánticos y gritos, gusto a fósforo, pero tengo que abandonar mis tareas habituales, debo estar allí donde se ponen en juego las relaciones de fuerza sociales, siento que mi presencia no está de más, que no soy prescindible, uno más somos más, me digo, aunque las impotencias frente a la parálisis institucional ante reclamos justos o frente a la fuerza bruta de la represión estatal me dictaran un saludable renunciamiento espiritual, pero no, prefiero hacer de cuenta que vuelo de un lugar al otro, aunque la kryptonita ataque al final del día mis piernas cansadas de tanto trajín y mi cerebro quemado aún deba postear todo lo que pueda sobre lo sucedido.

underaIMG_0480

El viernes 26 de abril me levanto como muchas mañanas y pongo La Mar en Coche, el único magazine radial que me informa bien, me divierte y me hace evitar tanto la frivolidad FM “piola” como la disputa medios k versus medios anti k. En el programa emblema del colectivo La Tribu me entero de los sucesos del Borda. La Policía Metropolitana en un asalto masivo y nocturno, ocupaba y custodiaba la demolición del Taller Protejido 19, los trabajadores que quisieron impedirlo fueron salvajemente reprimidos y lastimados, bajón y bronca. En el programa decían que el móvil ya había salido para allá y hablaba de decenas de heridos.

 

Ese mediodía debía movilizarme con mis compañeros de Página/12 al ministerio de Trabajo, la primera audiencia de las paritarias 2013 requería la mayor cantidad de gente de los diarios y revistas movilizada, de un lado los delegados paritarios elegidos en las asambleas en las redacciones, en frente la patronal unificada de los medios oficialistas y opositores llorando conjuntamente miseria, para seguir precarizando y no aumentar los salarios de los trabajadores de prensa. Fue quizás la movilización más grande que haya conocido el gremio en los últimos 20 años, por fin parecíamos un gremio, 350 trabajadoras y trabajadores de decenas de medios, banderas de muchas empresas que hasta hace un año ni siquiera tenían comisión interna, un logro de trabajo organizativo construído pacientemente por el activismo, aunque nuestro sindicato brille por su ausencia, la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) sólo llevó tres personas de su conducción. Entre los abrazos y saludos corrían las informaciones que llegaban desde el Borda, había varios periodistas heridos, además de pacientes y trabajadores del hospital. El nombre de Pepe Mateos se repetía, herido de bala de goma, esposado y detenido. Garganta apretada y la sangre a los ojos. Justo él, la metropolitana de Macri hacía lo que no se habían animado a hacer Fanchiotti y sus secuaces en Avellaneda una década antes.

 

Cuando llegué al diario vi el celular que no había escuchado a causa del bombo y los cánticos en el ministerio de trabajo. Tres llamadas perdidas de una compañera, estaba en el Borda, se había intentado comunicar con todos los que pudiéramos acercarnos al hospital, había que ir a acompañar a los trabajadores, los médicos, los pacientes, los artistas que desarrollan su labor en el hospital neuropsiquiátrico público más importante de la Argentina. Los pocos compañeros que había en la redacción miraban indignados las imágenes que registraban el brutal accionar policial.

 

Miré rápidamente los mails, el único que abrí decía esto:
EN UN RATO ESTARÁ LA COLIFATA TRANSMITIENDO EN VIVO DESDE EL BORDA.
COLIFATA A RESISTIR!!!!!!!
Y COLIFATOS: POR EL DERECHO A QUE LO LES SIGAN QUEMANDO LA CABEZA (imaginen una persona internada que le dicen todo el tiempo que lo van a trasladar, que será encerrado en otro lado. Imaginenlo tan sólo un minuto)
NO HAY OPCIONES EN SALUD MENTAL, HAY DESIDIA Y ABANDONO… Y ALGO PEOR: MES A MES LOS SACAN DEL BORDA Y LOS LLEVAN A CLINICAS PRIVADAS (instituciones de encierro que pagamos todos con los impuestos) HAY TERCERIZACIÓN, NO HAY DESARROLLO DE NUEVOS DISPOSITIVOS DE ATENCIÓN. Y DEBERÍA HABERLOS.
HAY INTERESES ECONÓMICOS Y HAY UN TRISTE DESINTERES POR LA DIGNIDAD HUMANA.
ACOMPAÑENNOS, NO NOS DEJEN SÓLOS. EL PUENTE LO HACEMOS ENTRE TODOS.
EN UN RATO ESTARÁ LA COLIFATA TRANSMITIENDO EN VIVO DESDE EL BORDA. Además es necesario cuidar a los colifatos, pedirles que salgan de los espacios donde hay violencia, contenerlos, darles seguridad y calma.
Nuestros compañeros viajan ahora al hospital porque los colifatos están en el medio de toda esta LOCURA. LOCURA CON RESPONSABLES. BASTA DE VIOLENCIA, NO MIENTAN MAS, NO ENGAÑEN MAS. LA SALUD PÚBLICA NO LES IMPORTA.
Mes a mes hay menos pacientes en el Borda. Pero ellos no están en sus casas, tampoco en dispositivos de rehabilitación. Los trasladan a pequeñas clínicas privadas que son manicomiales también. NO LES INTERESA LA SALUD, LOS COLIFATOS VIVEN MAL, EN ESTADO DE POBREZA Y ABANDONO Y LO UNICO QUE LES IMPORTA ES CONSTRUIR EL CENTRO CIVICO. LA LEY NACIONAL DE SALUD MENTAL QUE RESGUARDA LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS NO SE APLICA.
Bueno, con calma y verdad
ayudanos a desmanicomializar el mundo.
La Colifata, puentes donde hay muros.

 

underaIMG_0500 undergroundaIMG_0599

Caminé las 15 cuadras que separan mi trabajo del Borda en unos minutos, ya en la entrada un enfermero increpaba a un funcionario del gobierno de la ciudad que quería disuadir a la gente que iba a solidarizarse, entré y empecé a caminar por esos playones y jardines internos que rodean los pabellones hospitalarios y la U22 del servicio penitenciario, “la cárcel del Borda”. Apenas me introduje en ese ambiente, casi siempre silencioso y hasta bucólico, empezaba a ver trabajadores de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) con sus pecheras, jóvenes que iban a acompañar y los inconfundibles rostros y posturas de los locos. Al ver al primero ya casi me quebré, caminaba torcido, los pómulos hundidos, la mirada al más allá. Qué hijos de puta, pensé, ¿a quiénes están reprimiendo?

 

Ya en el parque central las escenas se superponían en un collage tragicómico, FM La Colifata transmitía con su habitual estudio al aire libre, más allá una asamblea de 200 personas discutían los pasos a seguir, algunos tanían marcas en el cuerpo o la cabeza, un delantal manchado de sangre. Saludo a algunos compañeros, el querido Adrián “Antídotolento”, titiritero y clown profesional, que reprimía unas lágrimas de indignación; “Charly” Macagno, , profesional del Borda, que informaba sobre lo sucedido a Lito Borello de la organización barrial Los Pibes de La Boca; los compañeos de FM La Tribu, que hacían la posta con refuerzos para mantener la cobertura y el aguante. Más allá reconocía a Nico Pousthomis, Leandro Teysseire, Anita, cada uno con su cámara en mano. Distintos grupos se repartían por el parque interno, había muchos compañeros fotógrafos y periodistas. El fondo de la escena era una valla de chapas nuevas, a medio derrumbar. Más allá, las filas de policías con armas, cascos y escudos, los acompañaban algunos jefes y funcionarios municipales, pilas de escombros de la demolición de lo que había sido un taller de trabajo creativo terapéutico. Un pequeño grupo de menos de diez jóvenes desorbitados con sus rostros tapados seguían tirando piedras o intentaban derrumbar las vallas de chapa aun en pie, haciendo caso omiso de los pedidos de muchos manifestantes de que bajaran un cambio. Por un momento los ví como a los únicos enfermos mentales de toda la situación, había que mantener con gente movilizada esa tensa calma lograda y no dar excusas para una nueva avanzada policial.

underaIMG_0652 underaIMG_0645 underaIMG_0608

Así como algunos se retiraban, un grupos iba a la comisaría a reclamar por los detenidos, otros llegaban, ya se conocía la convocatoria para un paro nacional de ATE el martes 30 de abril, habría movilización al mediodía, algún fotógrafo propone un “camarazo” en la Jefatura de Gobierno. Una lucha que se reinicia y que ya involucra a muchos. Más que a los pacientes, trabajadores del Borda y artistas que trabajan en el rescate de la locura, una lucha para parar el atropello de la represión y el avance del negocio privado sobre lo público.

Todavía debía realizar unas cuantas misiones ese día, finalmente ni siquiera me parezco a Clark Kent, menos a superman, así que dejé el Borda hasta la próxima, habrá que volver y volver. Me fui tarareando a Miguel Abuelo, posiblemente un intento de auxilio interno al último paciente que me crucé al salir “no se desesperen locos, todo va a andar bien, ninguna bala parará este tren”.

 

underaIMG_0720 underaIMG_0737

unedraIMG_7903

 

2 Comments

  1. betty lalinda

    genial editorial……lamentable realidad

  2. Pingback: Radio Colifata, Buenos Aires | resonance as method // resonancia como método

Deja un comentario

*